Cómo mantener tus anillos Unich como nuevos

Cuando hablamos de un anillo Unicoh jugamos con ventajas en cuanto a su mantenimiento. Los principales motivos son dos: que el diamante es el material más duro del mundo y que los acabados del oro son siempre mates. Sin embargo, hay ciertas consideraciones a tener en cuenta si queremos mantenerlos como el primer día.

Quién tenga una joya sabrá todo lo que puede llegar a simbolizar: el recuerdo heredado de una madre, el momento mágico de una propuesta de matrimonio, el sentimiento de aquel día que decidiste quererte… Estas piezas únicas que van más allá de lo estético se merecen un cuidado especial, porque podrían un día pasar a otra mano guardando, en su brillo, algo de ti. Y como esperamos que nuestros anillos Unicoh, el diamante de color de los cuales será siempre el tuyo (no hay dos diamantes Unicoh iguales, cada color es irrepetible) se convierta en este tipo de pieza, te explicaremos cómo conservarlo como nuevo.

1.- Un anillo Unicoh quiere un lugar único.

El oro es un metal blando que se raya con facilidad, por eso, tener tus joyas organizadas hará que permanezcan como el primer día. Si hay que poner especial atención en tus anillos Unicoh, o en cualquier de tus joyas con diamantes es porque, estos, al ser el material más duro del mundo, rayan todos los metales y resto de piedras: es mejor guardarlos por separado, en una bolsita de terciopelo o en su caja original.

2.- Una limpieza suave

Una buena limpieza es esencial, ¡pero nunca con productos químicos! Agua y un jabón lo más natural posible y de PH neutro serán más que suficiente. Si quieres revitalizar el poder energético de tu diamante, aquí un consejo no tan basado en la ciencia como en la sabiduría popular: lávalo en el agua corriente de un río, poniendo la máxima conciencia en el que estás haciendo (¡y teniendo mucho cuidado con que no se lo lleve la corriente!).

3.- No puede tenerlo todo: tu anillo Unicoh no es deportista.

Puede ser que, como siempre llevas contigo tu anillo Unicoh, parece que ya forme parte de ti, y por eso olvidas quitártelo en los momentos en los cuales deberías. Uno de estos momentos es el de hacer deporte, porque, además de que el sudor es ácido y puede dañar los metales, evitarás los probables golpes que dañarían el metal o debilitarían los encastes.

4.- Lucir tu anillo Unicoh en la playa o a la piscina: sí, pero no cuando te bañes.

Que te encanta lucir alguna una joya colorida y atrevida, como es tu anillo Unicoh, y que realce el bronceado bajo tu sombrero de rafia al lado del mar, esto es innegable. No te pediremos que no lo hagas, pero sí que recuerdes quitártelo en el momento del baño. La sal y el cloro (en el caso de la piscina) podrían acabar dañando de manera irreversible el color de los metales y diamantes.

5.- Los cosméticos y los anillos, una combinación a vigilar de cerca

Los químicos de los productos cosméticos, los perfumes o incluso del hielo de ducha, por suaves que sean, pueden provocar que el oro de tu anillo se vaya oscureciendo con el tiempo. Para evitarlo es aconsejable seguir el orden correcto: utiliza primero tus cosméticos (hielo, cremas, aceites, maquillajes) y ponte tus joyas al final.